Arte y sexo: todo en el museo del sexo

museo del sexo¿Pensaste que los museos solo son centros de exposiciones arqueológicas, naturales y artísticas?, pues estás muy equivocado. En el mundo también existen museos de sexo, en donde las muestras son completamente eróticas y placenteras para aquellos que les interesa saber de sexualidad. Se trata de lugares que dan a conocer la historia de la sexualidad, del erotismo, y como ha ido evolucionando a través del tiempo gracias a las diferentes culturas y creencias de la época.

En algunos museos de sexo alrededor del mundo existen exposiciones de todo tipo que ayudan a la gente a sumergirse en esta área.

Si tomamos como referente el MoSex de Nueva York, podemos ver como en él encontramos exhibiciones permanentes que cuentan la historia de la pornografía, las diferentes obras de artes que se han hecho, el progreso de los juguetes eróticos, el sexo entre animales y la sexualidad entre humanos. Y también podemos ver exhibiciones temporales de diferentes artistas donde muestran su propia mirada de la realidad sexual a través de obras y esculturas. En este lugar también encontramos una tienda que permite al público conseguir todo tipo de juguete sexual, videos, películas, libros, y material que ayude a toda persona a erotizarse e inculcarse en el tema. También se puede visitar una sala interactiva con diferentes juegos sexuales en donde uno puede experimentar diferentes sensaciones.

Otro museo del sexo se ubica en Las Vegas. Quienes lo visiten podrán encontrarse con unos artefactos que realmente llaman mucho la atención al público, y ellos son las bicicletas sexuales. Estás bicicletas tienen la particularidad de que, no solamente una persona puede montarse allí, sino que puede hacerse de a 4 a la vez, y todo dependerá de la velocidad que pedaleé el grupo para conseguir el efecto vibrante. Como todo en Las Vegas es fiesta este museo del sexo no deja de perder diversión y ofrece a sus visitantes diferentes fiestas y eventos eróticos para adultos. También pueden conseguirse suvenires, videos y material estimulante.

Visitar un museo de sexo solo se trata de dar rienda a la imaginación, animarse e invertir un poco de tiempo en la cultura sexual, sobre todo si lo hacemos con nuestra pareja. ¿Quién dice que no terminamos por erotizarnos de una manera tan especial que haya que volver al hotel con nuevas fórmulas y ganas de hacerlo?.

 

Relacionado:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*