Atreverse a tener sexo con alguien de tu mismo sexo

sexo con alguien de tu mismo sexo

sexo con alguien de tu mismo sexoPara empezar hay que tener en cuenta que no todas las personas somos iguales, y que lo que realmente nos parece fácil a algunas no lo es para otras, por ello tener sexo con alguien de tu mismo sexo puede que no te resulte una práctica del todo convencional.

Tener sexo con alguien del mismo sexo es la fantasía más común que han tenido las personas a través de los años. Con menos o con mayor practica en algunos casos, siempre han existido casos de quienes se han animado a probarlo y quiénes no. Sin embargo, es válido resaltar que hoy en día las cosas han cambiado mucho a diferencia de otros periodos y parece que tener sexo con alguien del mismo sexo ya no está mal visto como antes.

Si realmente quieres tener sexo con alguien de tu mismo sexo y cumplir esa fantasía que has tenido durante mucho tiempo, primero tienes que encontrar alguien que realmente te guste y te llame la atención. Cuando lo tengas es muy normal que empieces a sentir que las cosas se te complican pues no sabes cómo encarar la cuestión. Relajate, tener sexo con alguien del mismo sexo no es malo y no significa que llegue a condicionarte en lo más mínimo tu vida sexual. Hay muchas personas que lo han experimentado y su vida no se ha inmutado en lo más mínimo, y hay otras que han hecho un cambio radical que los ha llevado a encontrar la felicidad.

Además, tener sexo con alguien de tu mismo sexo no siempre implica que la práctica sea de a dos. Quizás tú pareja te haya propuesto hacer un trío y quiere alguien igual que tú. Abrirse a esa posibilidad y tener una práctica sexual diferente puede llegar a fortalecer los lazos de los dos.

Lo importante que implica tener sexo con alguien de tu mismo sexo es que te ayudará a conocerte pues entenderá tu cuerpo igual que tú. Además podrás sentir como abres tu mente y te entregas a una experiencia desconocida. Ella o él sabrán reconocer cuáles son las zonas de mayor placer y cómo nos gustan que sean estimuladas. Entenderá como nos gusta que nos toquen o las cosas que nos hagan y qué es lo que pasa por la mente cuando nos hacen determinadas cosas. Esto con una pareja del sexo opuesto resulta difícil que pase de buenas a primeras.

Relacionado:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*