Chicas: lo que deberíamos hacer después del sexo

después del sexo

después del sexoPor más de que lo imaginemos como un cuento de princesas, bien sabemos que el sexo no es eso que nos muestran en las películas. Empezando porque Brad Pitt no está en nuestra cama, bien sabemos que tampoco nunca nada sale tan bonito, tan prolijo y tan cuidado como allí lo vemos. El sexo es algo divertido y “sucio”. Sin malinterpretar este término es mejor que empecemos a tomar conciencia de lo que es para cuidar nuestro cuerpo y así gozar de la mejor salud sexual. Por ello recuerda que después del sexo todo lo que tienes que hacer es:

  • Ser consciente de cómo te encuentras: puede que tu cuerpo se sienta estupendo, satisfecho y relajado. Sin embargo si después del sexo sientes alguna molestia o dolor en algún lugar es mejor que seas consiente de lo que te está pasando. A veces los dorolores pueden ser musculares por haber realizado mal una postura. Pero también puede ser que haya sido porque el encuentro ha sido muy brusco, muy rápido y muy dañino. Es mejor que empecemos a tomar conciencia que nuestro cuerpo es un reflejo de las cosas que hemos hecho mal, así que se precisa para cuidarte la próxima vez.
  • Ir al baño: aunque te cueste levantarte de la cama y quieras quedarte abrazada a él de la forma más romántica, lo mejor que puedes hacer después del sexo es ir al baño. No solamente la orina ayuda a eliminar los flujos y las bacterias que han quedado dando vuelta por ahí, sino que también el hecho de que puedas higienizarte será lo mejor para evitar las infecciones del trato urinario, y de todo tipo. No hace falta que salgas corriendo una vez que acabas, puedes tomarte unos minutos, pero hacerlo es importante.
  • Hablar sobre lo que han hecho: esto no es necesario que se haga siempre después del sexo, basta con que se haga después de momentos importantes. Si lo han pasado bien servirá para repetir lo que ha ocurrido, pero si lo han pasado mal servirá para no volver a cometer los mismos errores. La comunicación es fundamental y no hay mejor momento para hacerlo que cuando acabamos de tener sexo. Allí podremos señalar con exactitud qué es lo que realmente deseamos y lo que no. Abrirse, no solamente físicamente sino también sentimentalmente con la pareja.

Relacionado:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*