Qué consecuencias tiene tener sexo con ex pareja

sexo con ex parejaAunque la debilidad es un término muy grande para aplicar a algunos casos, lo cierto es que todos caímos en la tentación de mandar un mensaje a ese número que muchas llamadas ya ha tenido solo porque se trata ni más ni menos que nuestra ex pareja. Si nos sentimos solos, y no encontramos ningún sentido por qué no tener sexo con ex pareja entonces debemos recordar algunas cosas como tales:

  • El apego: claro que tendrás que evaluar de qué ex se trata, pero si es así no cabe ninguna duda de que alguna historia fuerte han tenido. Tener sexo con ex pareja significa poner en juego nuevamente nuestros sentimientos. Hay que recordar que durante el sexo liberamos hormonas de las que no podemos escapar de sus efectos, como por ejemplo la oxitocina que nos provoca el apego. Y cuando tenemos a alguien conocido cerca es mucho más fácil liberar los sentimientos, que en muchos casos no queremos decir y que solo hablamos por lo confusa y confortable que nos resulta la relación.
  • Las falsas esperanzas: cuando tienes sexo con ex parejas es casi imposible no volver a proyectar con el otro. Sobre todo si no fuimos nosotros quien decidimos cortar la relación. A menos que las cosas estén muy claras siempre alguna parte saldrá sentimentalmente perjudicada, pues es totalmente valido ponerse a pensar para qué nos está llamando el otro. Hay que tener mucho cuidado si no se quiere volver a pensar en él o ella.
  • Volver al pasado: nadie dice que sea malo tener un encuentro con lo que nos hizo bien alguna vez, pero cuando empezamos a tener una frecuencia seguida en el sexo con ex pareja estamos retrocediendo en vez de avanzar. Claro que cabría la posibilidad de dar una segunda oportunidad a lo que nos motivó alguna vez, pero tendremos que ser muy cuidadosos pues lo que nos lastimo una vez puede volver a hacerlo.
  • Problemas emocionales: puede que nos pase a nosotros, o bien puede que le pase al otro. Al tener sexo con ex pareja tenemos que pensar en las dos partes. No se trata de una persona casual que recién hemos conocido, se trata de alguien que nos quizo y seguramente nos quiere en alguna parte de su corazón. Puede que nosotros tengamos definido lo que queremos, pero corremos el riesgo de confundir al otro y herirlo emocionalmente.

 

Relacionado:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*